DESPÍDETE DE LOS MALOS HÁBITOS

DESPÍDETE DE LOS MALOS HÁBITOS

Existen ciertos hábitos alimenticios que no nos permiten tener el rendimiento que nos gustaría o que necesitamos en la escuela, trabajo y vida personal.

Debemos eliminar de nuestra rutina estas malas prácticas de nutrición y para ello, enlistamos las más comunes y dañinas, y algunas ideas de cómo podríamos combatirlas:

1.- No desayunar: Esta es una muy mala costumbre que muchos tenemos y que no solo afecta nuestra salud sino también nuestro peso. El desayuno es el alimento que nos proporciona energía para todo el día. Intenta preparar tu desayuno del día siguiente por la noche para que no exista el pretexto de que “te ganaron las prisas”.

2.-Comer entre comidas: Muchas veces a causa de la ansiedad o imitación y sin tener realmente hambre, muchas veces comemos dulces y alimentos que suman calorías a nuestro cuerpo. La alternativa es ingerir a medio día y media tarde un par de galletas habaneras, comer un yogurt Light o tomar una taza de té (de preferencia té verde).

3.- Comer muy rápido y sin masticar los alimentos: La recomendación es comer despacio, masticar adecuadamente los alimentos y esperar unos minutos entre cada platillo. Esto da oportunidad a que los mecanismos neurofisiológicos de saciedad alimenticia reaccionen.

4.-  Abusar de los productos Light: El consumo desproporcionado de los productos dietéticos puede desencadenar un efecto completamente contrario.

5.- No beber suficiente agua: El consumo de agua  da limpieza al cuerpo de toxinas e impurezas además de que acelera el metabolismo, por lo que es indispensable para el buen funcionamiento. Se calcula que se deben tomar entre 8 y 9 vasos de agua al día, aunque mucho depende también del estilo de vida, actividad física y de los factores ambientales como el clima.

6.- Comida chatarra: Ingerir alimentos con cantidades importantes de grasa o con demasiada azúcar desde luego también es un mal hábito que debemos tratar de erradicar. Aunque resulten agradables al gusto, estos no proporcionan ningún nutriente y además, generan obesidad. Intenta sustituir este tipo de alimentos con frutas o verduras.

Decídete a darle la vuelta y cambiar estos malos hábitos y notarás  resultados positivos de estas nuevas y saludables costumbres.

“Los datos que se presentan en este sitio, son solo de carácter informativo, no representan un consejo médico. Por favor consulte con su especialista de la salud para conocer más acerca de los suplementos alimenticios que puede consumir en particular, así como la forma en que puede incorporar las sugerencias de bienestar en su vida diaria.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te gustó este artículo? Por favor síguenos para mantenerte informado y compártelo para que otros se beneficien de el.